By / 22nd septiembre, 2015 / Sin categoría / Off

El invierno pasado tuvimos la visita de Jordi Castaño para degustar nuestra cocina de angulas. El resultado fue tan satisfactorio como nuestro agrado después de haber leído “la maravillosa danza de las angulas” donde describe su grata experiencia de nuestra especialidad de la cocina de otoño e invierno:

“Las angulas las sirven todavía vivas en una cazuela de barro con un poco de aceite caliente, unos ajos y unos cortes de guindilla. Y aparte, te llevan otra cazuela con aceite caliente para que te sumes tu mismo la cantidad que ames adecuada y así, con la ayuda de un tenedor de madera y removiendo, las angulas se va cocinando y, además, se va formando un delicioso pil-pil en lo que acabas forzosamente mojando una ingente cantidad de pan.”

suquet anguiles

“Y como segundo plato, nos tuvimos que comer a los padres de las criaturas … Un suquet de anguilas de bandera. Llevaron una gran cazuela para irnos sirviendo nosotros mismos, y algún afortunado (entre los que me puedo contar) pudimos repetir una ración prácticamente igual que la que veis en la fotografía …”